• UVR correctores de textos

¿Por qué procrastinamos nuestra tesis y cómo dejar de hacerlo?

Actualizado: 8 sept 2021

Llegó el momento. Estás en el último año de tu pregrado, o tal vez te faltan semanas para

terminar tu magíster… o puede ser que estés en el último año de tu doctorado. En los tres

casos, estarás ante una situación común: es el momento de escribir tu tesis.


Cuando escribimos nuestra tesis, frecuentemente ocurre que tratamos de posponer esa tarea,

dejamos de pensar en este proceso y argumentamos que aún tenemos mucho tiempo, que nos

merecemos un descanso, que hay otras prioridades, o simplemente inventamos todo tipo de

excusas.


Tranquilo, en este post venimos a explicar por qué procrastinamos y cómo dejar de

hacerlo para escribir de una vez y por todas tu tesis:



gif


¿Por qué procrastinamos?


Lo primero que debes saber, es que a todos nos ha pasado esto en mayor o menor medida. No hay persona que no haya puesto todo tipo de excusas o haya buscado todo tipo de actividades alternativas antes que ponerse a trabajar y escribir su tesis. Y la mayoría de veces esto se debe a inseguridad y miedo.


Inseguridad por pensar que no somos suficientemente buenos, que hay otras personas que han hecho una tesis increíble y que por tanto la nuestra nunca va a estar a la altura, inseguridad por si no hemos hecho algo bien, por si nos faltan datos o tal vez podríamos haber leído más. Y miedo por motivos similares: miedo por obtener una mala calificación, miedo por equivocarnos, miedo por no saber escribir, miedo a exponer en público…


En definitiva, escribir una tesis es una tarea importante por la que sentimos inseguridad y

miedo, y por tanto, buscamos todo tipo de excusas para hacer cualquier cosa antes que lo que realmente tenemos que hacer. Y esto, paradójicamente solo agrava el problema y hace que tengamos más miedo e inseguridad: cada vez que procrastinamos tenemos menos tiempo

hasta la fecha de entrega, a la vez que nos hemos distraído con tareas que no aportan nada

para subsanar o superar esas inseguridades, por lo tanto, el problema sigue ahí y cada vez es más grande.


¿Cómo abandonar el círculo de la procrastinación?


A continuación te ofrecemos un listado de 4 tips basados en nuestras experiencias propias, totalmente reales, que nos han servido para romper con el círculo de la procrastinación y que de seguro te van a ser útiles:


1. Procrastinar es de humanos, no te creas el peor estudiante


Aunque sea repetitivo, pero debes recordar que es normal, no eres un vago, peor estudiante o una persona mediocre por no tener ganas. Somos humanos, no robots, y por tanto no estamos programados para ejecutar una tarea de forma inmediata sin contratiempos: a todos nos surgen emergencias, tenemos sentimientos que a ratos nos quitan la concentración y la motivación, actualmente todos tenemos un gran peso de fatiga mental por la pandemia y el teletrabajo… por tanto, antes que nada debes darte el espacio para escucharte a ti mismo y detectar los mejores momentos del día para escribir, y dar el espacio para desconectar, atender otras labores, y despejar la mente.


2. Es mejor avanzar un poco todos los días


Por lo dicho en el punto anterior, es mejor avanzar un poco todos los días (por poco que sea), que mantener el círculo de la procrastinación indefinidamente (lo que solo agrava el problema, como ya vimos). Eso implica que si tienes que hacerte cargo de un familiar o tienes que trabajar, es mejor escribir solamente 200 palabras al día (es decir, un par de párrafos) cuando tengas un pequeño hueco; que no hacer nada.


200 palabras al día, por 7 días supondrán unas 1400 palabras a la semana, es decir, unas 6 páginas completas, aproximadamente.

Lo dicho hasta aquí se puede ilustrar con la metáfora de los maratonianos, esas personas que corren en una carrera 42 kilómetros. Cuando inicias un recorrido tan largo, pensar en la meta final tras los 42 kilómetros es un suicidio: solo conseguirás desmotivarte, cansarte antes de tiempo y finalmente abandonar (¿te suena todo esto?).


La escritura de la tesis es tu propia maratón: cuando empiezas a escribir, si piensas en ese documento final completo, perfecto, bonito y ordenado; tan solo vas a conseguir desmotivarte y seguir procrastinando… Igual que en la maratón, debes ir pensando kilómetro a kilómetro: apartado por apartado o capítulo por capítulo.


Así, el significado de escribir 200 palabras cambia por completo: ya no significa “hoy solo trabajé media hora en mi tesis y logré escribir solo 200 palabras”; ahora significa: “hoy avancé en mi maratón particular y estoy 200 palabras más cerca de mi meta”. Un pequeño cambio de mentalidad, un gran cambio en los resultados.


3. Debes planificar para terminar tu tesis


Por tanto, ahora toca planificar tu maratón, paso a paso.


Para ello lo que te proponemos es invertir bien en esa planificación, previa a escribir. Puede que te sientas inseguro en ese momento porque no veas resultados inmediatos, pero créeme

que después vas a avanzar mucho más rápido. Ten en cuenta lo siguiente:


a. Establece un ambiente agradable de trabajo, aunque sea solo para esos “pocos” minutos que puedes dedicar a escribir (una mesa limpia, un espacio lo más tranquilo posible, compra una vela o aroma que te guste, sal a la terraza o prepara un buen café).


b. Tras esto, prepara un buen índice con todo el contenido de tu tesis: desde el título hasta las referencias, pasando por el resumen, la introducción y todos los capítulos, apartados y subapartados que deben contener.


Si bien es posible que después sobre la marcha haya algunas modificaciones, el hecho de poder ver de un solo vistazo el mapa completo de tu tesis te permitirá entender el recorrido completo de tu propia maratón: qué apartados son más fáciles porque los dominas más y en cuáles tendrás que invertir un tiempo en leer y prepararte mejor; qué aspectos ya tienes algunos escritos y por tanto ya están avanzados; si tiene sentido y coherencia general todo tu mapa o hay aspectos que deben matizarse más… Cada sección específica de tu tesis se convertirá en un kilómetro de tu maratón particular.


c. De este modo, una vez tengas el mapa completo, podrás ir avanzando en cada

kilómetro. El día que escribas 200 palabras, estarás terminando un kilómetro

de tu maratón-tesis. Y como pasa en este tipo de carreras, cada cierta cantidad

de kilómetros recorridos debes darte una recompensa: como salir a dar un

paseo o encargar tu comida favorita, cada cual tiene sus propias motivaciones.


En todo caso, la planificación te permitirá establecer pequeños objetivos

asequibles y fáciles, que te motivarán a romper el círculo de la procrastinación.


4. Si te preparas bien antes de escribir, terminar la tesis será solo un paso más


Siguiendo la metáfora de la maratón, siempre hemos pensado que ante cualquier evento de gran importancia como escribir una tesis, este evento es anecdótico. ¿A qué hacemos referencia? Al hecho de que cuando llega el día de correr una maratón, el mejor indicador del éxito no es lo rápido que corras ese día, ni lo bien preparado que llegues al día de la prueba. El mejor indicador es todo el trabajo que has realizado anteriormente: si en los meses previos hiciste muchos simulacros de carrera, si estuviste entrenando pese al frío o la lluvia, si

has leído mucho sobre lo que significa hacer una maratón, etcétera.


Escribir una tesis es lo mismo: por mucha incertidumbre y miedo que tengas en el momento de

empezar a escribirla, el mejor indicador será el trabajo que ya has realizado hasta entonces: si en los meses previos leíste todo lo que tu tutor te propuso, si te esforzaste en comprender el fenómeno de tu temática, si hiciste una buena recogida de datos, si hiciste una búsqueda bibliográfica de calidad, etcétera.


Si realmente hiciste todo lo que tenías que hacer, el proceso de escribir la tesis será un mero trámite anecdótico en el que tendrás que ponerle letras a todo el proceso que previamente ya realizaste. El esfuerzo auténtico y difícil ya está hecho.


Así que una forma de vencer la procrastinación, es adelantarte a ella, como sabes que llegará, debes hacer todo lo necesario antes de ese momento, es decir, leer e investigar, antes de empezar a escribir tu tesis; de esta forma cuando intentes postergarlo, no tendrá sentido, porque ya habrás hecho lo más complicado y no verás la redacción de cada uno de tus capítulos como una pesadilla sin final.




gif

Eso es todo. Esperemos que la metáfora de la maratón te haya servido para que empieces a romper el hábito de procrastinar, pero en caso de que tu motivación sea otra, como tocar un instrumento, otro tipo de deporte u otro pasatiempo, solo tendrás que adaptarla al mismo.


Recuerda que nadie nace aprendido y que equivocarse y tener inseguridades es lo más normal del mundo. La clave es ser constante y persistente y avanzar paso a paso. Solo así llegará el gran resultado final.


Para finalizar, te invitamos a que apliques plenamente los consejos que aparecen en nuestro e-book: "Manual del tesista" para que termines tu tesis en tiempo récord y con alta calidad, luego contáctanos, somos expertos en corrección de estilo para tesis y aplicación de Normas APA, Vancouver, Chicago, MLA, IEEE, Icontec u otra.

431 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo