Purple and White Creative Brush Strokes
  • UVR correctores de textos

Cómo escribir tu tesis doctoral (6 testimonios de éxito)


Escribir una tesis doctoral puede ser un esfuerzo abrumador, pero aprender de aquellos que ya han abordado esta tarea puede ayudar a hacer que el proceso sea un poco más fluido.

Science Careers les pidió a los recién graduados y a los estudiantes actuales que reflexionaran sobre sus experiencias y lo que funcionó -y no funcionó- para ellos.

A continuación se mencionan algunos testimonios:

1. ¿Cómo estructuraste tu tesis y cómo te enfocaste al escribirla? ¿Cuánto tiempo tomó?

No me dieron ninguna guía específica sobre el formato o contenido. El consejo más común en mi universidad en Italia fue ver una tesis más antigua y armar algo similar. Había publicado varios artículos, por lo que los reorganicé en una historia coherente y lógica, escribiendo una introducción general, un capítulo donde presentaba mi tema de investigación de forma específica, una descripción de la instrumentación y análisis de datos, varios capítulos adaptados que presentaban el trabajo original de mi investigación, y una conclusión general. En total, mi tesis fue de aproximadamente 150 páginas. La escritura real tomó 2 meses, el tiempo que tenía antes de la fecha límite para la presentación final. Creo que me las arreglé para escribir porque tenía que hacerlo, la alternativa es fallar el doctorado.

Eleonora Troja, investigadora científica asociada al departamento de astrofísica de la Universidad de Maryland en College Park que trabaja en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland

En los Países Bajos, donde hice mi doctorado, las tesis suelen estructurarse en una introducción, cuatro capítulos de trabajo de investigación original y una discusión resumida. Los trabajos que ya fueron publicados con anterioridad no necesitan ser reescrito. Tuve mucha suerte de haber publicado dos trabajos de investigación y una revisión en mi campo de estudio que sirvió como introducción, y estaba revisando otro manuscrito que había enviado a una revista. Esto significaba que solo tenía que escribir un capítulo de investigación más y una discusión resumida, lo que hizo que el tiempo y el esfuerzo total para completar mi tesis fuera manejable. Empecé haciendo un bosquejo muy general con todos los títulos de mis capítulos. Después de obtener la aprobación de mi supervisor, hice un bosquejo más detallado para los dos capítulos que me quedaban por escribir. Esto fue especialmente útil para el manuscrito de investigación. En ese momento, mi coautor (otro estudiante de doctorado) y yo todavía estábamos adquiriendo y analizando los datos. El esquema nos ayudó con nuestras cifras, aunque algunas de ellas comenzaron como cálculos simulados que se completaron más tarde. En total mi tesis fue de 135 páginas, lo cual es bastante promedio para una tesis doctoral en mi institución, y me tomó aproximadamente 150 horas de trabajo en un par de meses.

Anoek Zomer, becaria postdoctoral en biología del cáncer en la Universidad de Lausana en Suiza y el Instituto Ludwig para la Investigación del Cáncer.

Mi tesis tenía que estar escrita en capítulos publicables. Tuve dificultad para mantener los capítulos lo suficientemente cortos como para enviar manuscritos, por lo que en el momento de la defensa, mi tesis -que constaba de tres capítulos más un resumen general para la presentación- tenía 125 páginas, pero terminó siendo recortada después de eso. Me centré en producir varios capítulos listos para manuscritos en lugar de tratar de incluir todo el trabajo de investigación que hice. Primero organicé mis datos y resultados en un guion gráfico, luego imprimí todos mis gráficos y los coloqué en una mesa gigante. Esta estrategia me ayudó a ver cómo encajaban las piezas, qué resultados entrarían o saldrían, cuál sería la mejor manera de mostrar los datos y dónde debería estar el capítulo. También me ayudó a identificar algunos vacíos que debían rellenarse en el laboratorio. En total, tomó aproximadamente 1 año, incluyendo un par de meses de permiso de maternidad en las primeras etapas, para escribir todo el asunto.

Sarah Gravem, becaria postdoctoral en ecología marina de la Oregon State University en Corvallis

Decidí escribir mi disertación completa desde cero. Ya estaba trabajando en dos manuscritos para el envío de la revista, pero ambos eran colaboraciones, por lo que tenía más sentido, y también era más fácil contar la historia de mi tesis doctoral solo por sí misma. Escribí mis resultados científicos en cuatro capítulos diferentes, con capítulos adicionales para la introducción, materiales y métodos, y conclusión. Para cada uno de los capítulos de resultados volví a mis experimentos originales y resultados computacionales para verificar los hallazgos, y regeneré las figuras y tablas según fue necesario. Hice una gran cantidad de notas y diagramas de flujo describiendo lo que debería ir en cada capítulo para guiarme durante la redacción, lo que más adelante también me ayudó a proporcionar una visión general rápida al comienzo de cada capítulo y verificar la información al final del proceso de redacción. Cuando terminé todo, me sorprendió lo mucho que había escrito. Mi tesis fue de casi 300 páginas, y casi me preocupé por el hecho de que los examinadores tenían que leerla toda. Pero la "tesis real" tenía solo 180 páginas, y el resto eran apéndices, incluidos mis dos manuscritos en revisión, referencias y listas de figuras y tablas. Pasé cerca de 6 meses juntando todo, usando la duración de 4 años de mi estipendio como una fecha límite difícil para esforzarme para terminar.

Katharina F. Heil, investigadora asociada en neurociencia computacional en la Universidad de Edimburgo en el Reino Unido

Mis escritos se vieron reducidos a una brecha de dos semanas y media entre el final de un importante proyecto de investigación y mi fecha de defensa, que había sido elegida 6 meses antes. Afortunadamente, mi facultad permite a los estudiantes utilizar documentos publicados como capítulos de tesis y yo los publiqué regularmente durante mi doctorado, por lo que todo lo que realmente necesitaba para escribir era mi introducción. Elegí armar una breve historia de mi campo. Esto requirió rastrear y leer un montón de documentos históricos. Luego anoté cada pensamiento que tenía sobre el tema, produciendo una viñeta de elementos que quería cubrir, conexiones lógicas entre ideas, referencias e incluso frases simplemente pegadizas. Luego hice un primer intento de compilar todos estos pensamientos en un texto estructurado, centrándome en si tenía suficiente material para apoyar mis puntos y qué tan bien fluían. Después de eso, me centré en perfeccionar la redacción en sí, utilizando recursos en línea como correctores ortográficos y libros de gramática, dado que el inglés es mi segundo idioma; seguido de una revisión general definitiva. Con todas las figuras y numerosos materiales complementarios, mi tesis, que acabo de escribir, defender y presentar con éxito, terminó siendo de más de 200 páginas, lo cual está dentro de lo normal en nuestro departamento.

Anton Goloborodko, becario postdoctoral en biofísica teórica en el Instituto de Tecnología de Massachusetts en Cambridge

En mi facultad, las tesis no deben tener más de 175 páginas más el material principal y los apéndices. Pueden escribirse en el llamado "formato de tesis tradicional", que consiste principalmente en una introducción general, revisión de la literatura, descripción general de los materiales y métodos, presentación de los resultados y discusión general, o en "formato de manuscrito", donde los capítulos principales están escritos como artículos publicables independientes entre una introducción general y una discusión. Para mi tesis, que comencé a escribir hace solo un par de meses, elegí el formato del manuscrito.

Leslie Holmes, Ph.D. candidata en biología en Queen's University ubicada en Kingston, Canadá

2. ¿De quién obtuviste ayuda o comentarios? ¿Cuán involucrado estuvo su investigador principal (IP)?

Cuando se trata de tesis, encuentro que nadie es tan útil como los antiguos estudiantes de posgrado de su grupo. Cuando contacté con los exalumnos de nuestro laboratorio para que me dieran consejos, me ayudaran a comprender el proceso general de redacción de tesis, calcular el tiempo que tomaría completar las diferentes partes y tener cuidado con las posibles dificultades. También descargué y revisé sus tesis para tener una idea de cómo se suponía que debía ser el producto final. Mi IP había estado muy involucrado en la redacción de cada uno de los artículos que formaron parte de mi tesis, por lo que la necesidad de su aporte fue menos crítica. Sin embargo, antes de sentarme a escribir, tuve una conversación con él en la que descubrimos cuál debería ser el tema principal de mi tesis y qué documentos usar. Luego, cuando llegó el momento de pulir mi tesis, muchos de mis amigos y colegas, y mi esposa, que también es biofísica, me brindaron un valioso consejo.

Goloborodko

Envié los métodos y los resultados de cada capítulo a todos los miembros de mi comité para que pudiéramos asegurarnos de que la ciencia estuviera completa antes de profundizar en los mensajes científicos clave. Mi IP se aseguró de que estuviéramos en contacto y estaba disponible para preguntas. También fue un excelente y muy cuidadoso editor - tener a alguien que fragmente tus escritos y te ayude a recortarlos y organizarlos es fundamental-. Además cerca del final, mis compañeros estudiantes de posgrado también me ayudaron a cortar muchas palabras.

Gravem

Mi IP se involucró un par de veces: al principio, cuando le pedí consejo sobre cómo armar una tesis, y al final, en la lectura final del borrador. Pero aún me sentía totalmente perdida. Entonces, cuando mi mejor amigo me dijo que iba a visitar a su asesor para discutir cómo escribir su tesis, no dudé en ir también. Su asesor aclaró las expectativas de la comisión de graduación, nos dio algunas sugerencias útiles y nos aseguró que todo estaría bien. Esa reunión me ayudó a sentirme menos abrumada y más confiada. Un alto colega mío, que fue un consejero experto para estudiantes de doctorado de otra universidad, también me ofreció su ayuda, y él revisó cada capítulo de mi tesis. Me encargaría de las revisiones mientras él pasaba al siguiente capítulo, lo que lo hacía mucho más manejable y ahorraba mucho tiempo. En ese momento, necesitaba desesperadamente que alguien me dijera que no estaba haciendo algo totalmente incorrecto o estúpido.

Troja

Envié mis capítulos a mi IP uno por uno cuando terminé de escribirlos. A veces, recibía retroalimentación relativa inmediatamente por correo electrónico o por Skype; otras veces, necesitaba enviar uno o dos recordatorios. Establecer fechas límite para mí y dejar que mi IP supiera sobre ellas me hizo más responsable y me ayudó a mantener mi agenda. Cuando necesitaba consejos concretos sobre aspectos específicos de la tesis y mi IP estaba realmente ocupada, simplemente pasaba por su oficina. A veces, todo lo que necesitaba era un rápido "Sí, te estás moviendo en la dirección correcta" para seguir. También envié capítulos individuales a personas que sabía que tenían interés en mi investigación, principalmente para la corrección de pruebas, y traté de encontrar hablantes nativos de inglés que me ayudaran con la gramática y la ortografía. Los notifiqué con anticipación para que tuvieran cierta flexibilidad sobre cuándo y cómo darme su opinión.

Heil

Tuve la suerte de tener un supervisor muy cuidadoso que literalmente siempre tenía la puerta abierta. Sin embargo, intenté solo solicitar su opinión cuando sentí que debían tomarse decisiones críticas, por ejemplo, cuando había terminado un bosquejo o un capítulo. Proporcionó comentarios principalmente a través de los cambios de seguimiento agregados a mis borradores, lo cual encontré muy conveniente. Cuando recibí su opinión, traté de lidiar con las revisiones de inmediato, dejando los comentarios que requerían más trabajo para más adelante. Al abordar las revisiones rápidas primero, sentí que estaba progresando, lo que me ayudó a mantenerme motivado.

Zomer

3. ¿Cómo lograste tiempo y espacio mental para trabajar en tu tesis?

Para centrarme en mi escritura, tuve que detener la mayor parte de mi investigación, aunque todavía realicé algunas tareas menores que no requirieron mucho tiempo y concentración, como el lanzamiento de cálculos computarizados. Con respecto al equilibrio trabajo-vida, mi esposa y yo tenemos un pacto informal, tratamos de no trabajar después de la cena y los fines de semana. Sin un descanso adecuado, la productividad simplemente baja y terminas sintiéndote miserable. No puedo decir que este pacto se aplicó durante el período de redacción de la tesis, pero incluso en los momentos más intensos, salimos de la ciudad por lo menos una vez a la semana para dar un paseo en los parques cercanos y las reservas naturales para descansar.

Goloborodko

Durante todo el período de escritura, mantuve otras actividades relacionadas con el trabajo. Especialmente al principio, permanecí activo como asistente de enseñanza. Trabajar con estudiantes fue una agradable distracción de mi tesis, y fue motivador ver que mi trabajo era útil y apreciado por los demás, especialmente durante los tiempos de escritura no gratificantes. También trabajé en otros proyectos de investigación en paralelo y fui a varias conferencias internacionales y a una escuela de verano sobre ciencia ciudadana. Estas actividades no solo ofrecieron un bien merecido descanso de la tesis, sino que también me recordaron cuán importante e interesante era mi investigación. También me aseguré de mantenerme activa para mantener mi energía positiva. Ir al gimnasio siempre me llevó a escribir con una mente clara y una sensación más saludable. Algunas veces trataba de organizar pausas para el café con amigos para recompensarme con un pedazo de pastel y buena compañía. Otras veces, planear visitar un museo o probar un nuevo restaurante me ayudó a seguir adelante dándome un buen evento al que esperar.

Heil

Dejé de hacer la mayor parte de mi trabajo de campo aproximadamente un año y medio antes de mi tesis, que era casi al mismo tiempo que nació mi hijo. Después de mi licencia de maternidad, pasé de 6 a 8 horas al día escribiendo desde casa, con mi bebé en mi regazo o durmiendo a mi lado. Una vez que estaba en la guardería a los 7 meses de edad, fui a las cafeterías cercanas para poder verlo y amamantarlo a la hora del almuerzo. Varias veces al día, practicaba la técnica Pomodoro en la que establecía el temporizador durante 45 minutos y no hacía otra cosa que escribir, ni correos electrónicos, ni redes sociales, ni otras tareas. Si pensaba en algo que tenía que hacer, lo escribía para hacerlo más adelante. Además de combinar la escritura con la maternidad, otros aspectos del equilibrio trabajo-vida también fueron extremadamente importantes para mí. No trabajaba la mayoría de los fines de semana, y me aseguraba de salir y hacer ejercicio o divertirme todos los días. Dejar de lado la culpa por no trabajar era la clave. Sentirte mal no te lleva a ninguna parte, y solo hace que la experiencia no sea placentera tanto para ti como a las personas que amas o con quienes vives.

Gravem

Al principio, realmente ayudó tomar unos días de distancia del laboratorio y simplemente escribir. Aproveché el hecho de que mis padres estaban de vacaciones y pasaron una semana en su casa. Establecí fechas límite diarias realistas, y si las cumplía me trataba a mí misma con una pequeña recompensa, como un corto recorrido por el bosque o un picnic por la tarde con un viejo amigo. Esa semana demostró ser muy productiva, y volví motivada para hacer el resto de mis escritos y experimentos. Después de regresar, me aseguré de seguir haciendo actividades divertidas sin tener que lograr algo primero, ya que me di cuenta de que no debía ser demasiado dura conmigo misma. Ir a correr entre episodios de escritura, por ejemplo, me permitió distanciarme de mi tesis y me ayudó a mantener la perspectiva y generar nuevas ideas. Pero estas actividades tendieron a ser espontáneas; no quería poner demasiado en mi agenda para poder continuar escribiendo cuando estaba en marcha.

Zomer

4. Emocionalmente, ¿cómo fue el proceso de escritura de tesis?

Fue realmente difícil, pero lo disfruté. Escribir puede parecer un túnel muy largo y solitario, pero cuanto más prácticas, más fácil se vuelve.

Gravem

Comenzar con la tarea fácil de reformatear mis artículos publicados me permitió hacer un gran progreso rápidamente y sentirme en control del proceso de escritura mientras reducía el estrés de la fecha límite que se acercaba. Tuve un momento más difícil con la presentación de mi tesis, aunque realmente disfruté profundizando en la historia de mi campo. Incluso estaba feliz de tener que hacerlo, de esta manera, podría priorizarlo sobre otras tareas. Pero la extensa lectura hizo que escribir fuera mucho más desafiante de lo que esperaba, y el apretado plazo lo hizo menos agradable. Casi hasta el final, sentí que la tarea era demasiado ambiciosa. Para reducir el estrés en esa etapa, me recordé a mí mismo que era una oportunidad única de centrarme en la historia de la investigación en lugar de la investigación en sí misma.

Goloborodko

Escribir mi tesis fue sin duda una experiencia que disfruté. Este fue el momento en el que finalmente estaba armando todo mi trabajo de los últimos 5 años, y estaba orgullosa de ello.

Zomer

Creo que un buen equilibrio entre el trabajo y la vida hubiera sido importante; lástima que no lo mantuve. Todo lo que pude sentir fue el pánico. Durante 2 meses, básicamente no hice nada más que escribir mi tesis y solicitar trabajo. Cuando necesité un descanso de la tesis, cambié a mis aplicaciones de trabajo. Este fue uno de los momentos más miserables de mi carrera académica. Afortunadamente, al final obtuve el posdoctorado que quería, lo que me hizo olvidar todo el estrés y la frustración.

Troja

Mi doctorado, incluido el período de escritura, fue una montaña rusa emocional. No siempre fue fácil, pero recordar que cada pequeño esfuerzo te acerca a tu objetivo final es crucial para seguir adelante y sobrevivir emocionalmente. Y aunque escribir era desalentador a veces, también me pareció motivador ver cuánta investigación había hecho.

Heil

Estaba sola en las primeras etapas de mi escritura, pero ha sido agradable hasta ahora. Esto es probablemente porque finalmente obtendré algo tangible de mi doctorado, ¡lo cual es inmensamente alentador!

Holmes

5. ¿Tiene algún otro consejo sobre cómo hacer que la escritura de tesis sea lo más fluida posible?

Mi recomendación general es no comenzar en el último minuto y no subestimar el tiempo que tomará. Una tesis no es solo sobre la ciencia, sino también sobre cómo presentarla. A pesar de que había publicado artículos que contenían una gran cantidad de material listo para ser incluido en la tesis, aún tuve que esforzarme y dedicarle mucho tiempo para reformatear el texto, e incluso tuve que mejorar o actualizar algunas cifras. Si pudiera retroceder en el tiempo, comenzaría a escribir mi tesis en mi primer año en lugar de dejar todo el trabajo para el último año. Los capítulos introductorios que explican su tema pueden escribirse antes de tener cualquier información, y en retrospectiva, tuve todos los resultados científicos para escribir dos tercios de mi tesis antes del comienzo de mi último año.

Troja

Cuando estaba estudiando para los exámenes orales en mi segundo año, estaba muy organizada sobre la redacción de mis notas y el archivo de documentos relevantes, lo que resultó muy útil al escribir mi tesis. También fue muy útil que en los primeros años de mi doctorado había escrito docenas de propuestas de subvenciones, lo que me dio la oportunidad de pensar en cómo presentar el panorama general, así como algunos textos que podría utilizar como punto de partida.

Gravem

La sección de agradecimientos, y el tiempo que lleva, no deben pasarse por alto. Lo vi como mi mejor oportunidad de resumir la parte no científica de mi tesis doctoral y expresó mi gratitud a todos los que me ayudaron en el camino, y encontrar las palabras correctas me llevó varios días. Decidí dejarlo hasta después de mi defensa, cuando pude escribir a un ritmo mucho más relajado durante las pocas semanas que tuve que editar mi tesis.

Cuidado con el perfeccionismo. Una tesis doctoral concluye una parte importante de la vida y hay una tendencia a querer hacerlo impecable. En mi caso, un plazo no negociable proporcionó un remedio efectivo. Otros proyectos o eventos de la vida también pueden imponer plazos. Si no enfrenta plazos inminentes, los límites de tiempo autoimpuestos para capítulos individuales probablemente funcionen.

En cuanto a los aspectos técnicos, mi departamento proporciona una plantilla LaTeX que fue muy útil. Aplica la escritura estructurada y trata con todo el formato para que pueda enfocarse en el contenido. Por ejemplo, maneja la numeración, por lo que no tiene que actualizar los números de las cifras cada vez que inserta o elimina una figura. Y debido a que LaTeX se basa en formato de texto plano, no tengo que preocuparme por no poder abrir mi archivo de tesis en una década a partir de ahora. LaTeX requiere una cierta cantidad de experiencia técnica, pero esto se puede superar con un poco de esfuerzo y Google.

También soy un gran admirador de los servicios en la nube. Usé un editor de LaTeX en línea llamado Overleaf que me permitió compartir fácilmente borradores con mi supervisor. Comencé con una cuenta gratuita, y una vez que alcancé los límites de almacenamiento pagué una pequeña tarifa por 1 mes de una cuenta "Pro". También me alegré al descubrir que Mendeley, el software de administración de literatura basado en la nube que he usado durante la última década, se integró fácilmente con Overleaf, aunque Mendeley se interrumpió la noche previa a la presentación, extendiendo mi jornada a las 6 a.m.

Goloborodko

Trate de averiguar cuándo son sus momentos más productivos del día. Además, algo que desafortunadamente aprendí por las malas es dejar una hoja de ruta antes de dejar de escribir, especialmente si va a ser por más de un día. Escríbase una nota sobre los pensamientos y las ideas o los hallazgos y las preguntas que estaba reflexionando en su última sesión de trabajo para que pueda continuar de inmediato donde lo dejó. En cuanto a la escritura en sí, asistí a algunos campos de entrenamiento de escritura que me ayudaron a comenzar. También leo algunos libros sobre escritura. Uno que recomiendo en particular es The Scientist's Guide to Writing.

Holmes

Imprimir partes sustanciales de mis escritos y dejar un poco de tiempo antes de leerlos me permitió corregir y ajustar las cosas de manera eficiente. Y cuando la escritura no iba tan bien como se esperaba, cambié a las figuras o la aplicación de formato. De esa manera, aún podía sentir que estaba avanzando. A pesar de que a menudo puede sentir que el progreso es muy, muy lento, concéntrese en tratar de agregar un poco de mejora a su tesis cada hora y cada día.

Heil

Publicado en: How-ToAdviceNon-disciplinary

Elisabeth Pain es editora colaboradora para Europa.

Traducido por UVR correctores de textos

#Doctorado

912 vistas

 

 

E-mail: contacto@uvrcorrectoresdetextos.com 

Teléfonos/Ws.

Colombia: (+57) 3012255517 

Perú: (+51) 921449470

Chile: (+56) 986086644

México: (+521) 5618552222

Ecuador (+593) 961175161

España: (+34) 603293828

Argentina: (+54) 91157402273

Facebook: UVR correctores de textos

Instagram: @uvrcorrectores

 

​© 2015-2020 por UVR correctores de textos