Purple and White Creative Brush Strokes
  • UVR correctores de textos

5 consejos para que dejes de preocuparte por las normas APA

Las normas APA se han convertido en un dolor de cabeza para una gran cantidad de tesistas, pues los asesores y jurados no solo se fijan en el contenido de la tesis sino en las cuestiones de forma que tienen que ver con el estilo APA.


Muchas veces los tesistas cometen errores al aplicar las normas APA en su trabajo de grado, lo cual en la mayoría de casos no se debe a una mala voluntad de su parte, sino al desconocimiento de pautas básicas para la aplicación de dichas normas.


Por lo anterior, en el presente escrito te brindamos 5 consejos prácticos centrados en los componentes elementales de las normas APA séptima edición, que te serán de gran ayuda si estás haciendo tu tesis y debes utilizarlas.


1. Ten en cuenta estos consejos de formato y aplícalos desde que empieces a redactar la tesis


- Formato general de la tesis


Entre los elementos a tener presente antes de empezar a escribir la tesis según el estilo APA se encuentran los relacionados estrictamente con el formato del escrito, a saber: tipo de papel, fuente y tamaño de la letra, interlineado, alienación del texto, sangría, márgenes y numeración de las páginas.


Estos elementos son imprescindibles en la configuración inicial, puesto que gracias a ellos se dispondrá al documento de la forma necesaria para el ejercicio de escritura. Al respecto, es indispensable que los tengas bien presentes desde que abres un documento en Word, pues en muchas ocasiones son detalles que, por su calidad de pequeños, son fácilmente olvidados.


En la figura 1 te dejamos los aspectos principales de formato para que configues tu documento según las normas APA.


Figura 1

Formato general del trabajo según las normas APA séptima edición


Fuente: (Pontificia Universidad Javeriana, 2020, p. 4)


Por lo demás, es aconsejable que a medida que vayas escribiendo revises con frecuencia si la configuración del formato no ha cambiado, pues esto suele ocurrir cuando se insertan citas de fuentes consultadas (ya que, en muchas ocasiones, estas vienen con otro estilo de letra, tamaño e interlineado). Si esto sucede, el formato de escritura se trastorna y es probable que pase inadvertido por el tesista, si este no hace la verificación frecuente de los elementos ya antes mencionados.


- Formato de títulos


Hecho lo anterior, otro aspecto relevante, al momento de escribir, es el de los títulos pues ellos te permiten organizar tus ideas de manera que tu escrito ganará comprensión por parte del lector. De allí la importancia del modo en que deben estar escritos y la posición que ocupan en el texto.


Por consiguiente, necesitas saber que APA sugiere cinco niveles para sus títulos; en cada uno de ellos irá consignando los que considere relevantes según sea el orden en que piense proceder. En la Figura 2 te dejamos el ejemplo de la estructura correcta de los títulos.


Figura 2

Estructura general de los títulos en el trabajo según APA

Fuente: (Pontificia Universidad Javeriana, 2020, p. 8)


- Formato de tablas y figuras


Ya en lo que se refiere al cuerpo del texto, hay ciertos recursos de formato que el tesista puede usar para aportar fuerza a su escrito, para sintetizar información o para mostrar de una manera ilustrativa datos de interés; estos son las tablas y las figuras.


En las normas apa también hay reglas para incluirlas en el documento. En la Figura 3 encontrarás las forma correcta de incluir las tablas según las normas APA.


Figura 3

Formato de tablas en normas APA

Fuente: (Pontificia Universidad Javeriana, 2020, p. 9)


Por otro lado, en lo que atañe a las figuras, es indispensable tener en cuenta que aquellas -sean fotografías, ilustraciones, dibujos, cuadros- deben ser configuradas según los requerimientos de normas APA que mostramos en la Figura 4.


Figura 4

Formato de figuras en normas APA

Fuente: (Pontificia Universidad Javeriana, 2020, p. 10)





2. No te pierdas entre la citación y referenciación: extrae solo lo necesario


Uno de los quebraderos de cabeza para el tesista, con respecto a las normas APA, resulta de la confusión que le produce verse sumido en el cúmulo de formas de citación y referenciación cuando acude a ellas para referenciar fuentes en su escrito, debido a que sus

estructuras varían según sea la obra consultada (por poner un ejemplo: la estructura de la

referencia bibliográfica de un libro varía en algunas de sus partes a la de un artículo científico).


Así las cosas, es del todo normal que el tesista no sepa –o no recuerde por la mucha información contenida en las normas- qué tipo de citas llevan cursiva y cuáles no; cómo debe ser la cita y la referencia cuando falta un elemento (fecha, autor, número de páginas, etc.); esto solo por mencionar algunos ejemplos.


Precisamente, como estrategia para evitar perderse entre los múltiples modos de citación y referenciación, es aconsejable que el tesista –antes de comenzar a escribir- determine qué tipo de fuentes desea citar (que serán las mismas a consultar); es decir, debe determinar si lo que desea citar es un libro, un artículo, un video, etc., y, una vez hecho esto, acudir al documento de APA entregado por su universidad, en búsqueda –exclusivamente- de las formas de citación y referenciación para ese tipo de fuentes en concreto.


En general las universidades cuentan con sus manuales o pautas para la realización del trabajo donde se explica claramente cómo debe ir la citación y referenciación, solo debes consultarlo con tu asesor o en la biblioteca.


Esto es viable porque en las normas APA las distintas clases de citación y referenciación se hallan clasificadas según sea el uso, para una mejor guía del consultante. Por consiguiente, habiendo hallado las formas que requiere, el tesista las deberá anotar en un documento (libreta, hoja de Word, o lo que le sirva como cuaderno de apuntes), para que las tenga a disposición cada vez que en su escrito se vea en la necesidad de citar o referenciar.


Por mencionar un ejemplo, si se requiere citar y referenciar un libro en físico, se deberán anotar, teniendo en consideración cuando algo va en cursiva o en paréntesis, las estructuras siguientes.


Para citación: (autor, año, número de página), y para referencia bibliográfica: Autor. (Año).

Título de libro. Editorial. De este mismo modo se deberá proceder con todos los tipos de cita y

referencias que se necesiten.


Lo anterior es importante porque le sirve al tesista como fuente de consulta rápida de las

estructuras de citación y referenciación que necesariamente tendrá que aplicar en su propio

escrito, sin lo engorroso de estar consultando constantemente el documento de APA para buscar aquellas estructuras, bien sea porque no las recuerda o porque no hay certeza de que se estén ejecutando correctamente.


Recuerda que también está la opción de insertar las citas y luego generar las referencias de forma automática con la herramienta de Word, hay muchos tutoriales en internet que pueden ayudarte con eso.





3. Citar y referenciar: ambas cosas a la vez y de modo coordinado


Si se opta por la citación y referenciación manual, y no la ofrecida por la opción de Word, hay dos cosas diferentes que suelen hacerse a la hora de citar y referenciar la bibliografía usada: por un lado, poner las citas a medida que se va redactando, para ya al final –en la última página del escrito-, consignar las referencias bibliográficas según las obras citadas. Y, por otro lado, sin haberse empezado a escribir, consignar el listado de referencias que, de antemano, se sabe que se usarán en forma de citas en el desarrollo del documento. No obstante, ambas formas pueden derivar en errores: que sobreabunden referencias bibliográficas o citas por no corresponderse mutuamente, o –peor aún- que se dé por sentado que tanto citas como referencias se hallan bien escritas, y que, por esta falsa certeza, el documento sea presentado a los lectores de ese modo.


Por ello, te recomendamos dos opciones cuando se desea hacer el proceso de modo manual.


La primera es citar a la misma vez que se referencia bibliográficamente. Y esto para evitar quebraderos de cabeza producidos por la confusión que suele presentarse hacia el final del escrito, cuando se constata que una cita (o varias, como ocurre con harta frecuencia) no se corresponde con su referencia bibliográfica.


En consecuencia, cada vez que se cite durante el desarrollo del trabajo, lo conveniente es dirigirse a la última página –la dedicada solo a bibliografía- para registrar la referencia correspondiente. Por supuesto, esto implicaría un subir y bajar a través del documento, cuya certeza es el saber que por cada fuente citada hay una referencia respaldándola al final.


Esto es útil porque, además de asegurarse de que tanto citación como referenciación sean

un proceso coordinado, se garantiza, a su vez, que el listado de referencias bibliográficas se

justifique en su totalidad por el verdadero beneficio que aportan al conjunto del escrito.


Recuerda siempre hacer una revisión antes de entregar la tesis en la universidad para verificar que todo lo citado esté referenciados y que además todas las referencias aparezcan citadas en el texto, esto puedes hacerlo utilizando Control + B para buscar cada una de las citas que tengas en el trabajo y verificar que estén en las referencias, esto te tomará entre 10 y 20 minutos, dependiendo de la extensión de tu tesis, pero te ayudará a minimizar las correcciones de tu asesor o jurado.



4. Saca provecho del parafraseo al citar


Iincluir citas en la tesis es una obligación, para ello, cuentas con dos formas para hacerlo: mediante citación directa o a través de citación indirecta o parafraseo. Valga la pena aclarar que, mientras la primera consiste en extraer de modo literal el texto de la fuente a citar, la segunda propone la citación de la fuente a través de tus propias palabras. Con todo, aunque cualquiera de las dos es válida, la del parafraseo tiene tres ventajas a resaltar:


1. La de prescindir del número de página. De este modo, si el tesista desea citar una obra consultada, en particular una idea específica, puede, simplemente, hacer mención del autor y la fecha del documento en la citación, sin verse en la obligación de tener que ir a la obra a buscar en cuál página se desarrolló tal idea. Esto le beneficia en cuanto a la economía de su tiempo, puesto que si tiene la convicción de que en la obra citada se expuso determinada idea que le interesa, cuenta con la facultad de prescindir de la búsqueda precisa de la página en donde se halla, tarea de por sí bastante pesada cuando la obra es de un grueso denso de páginas.


2. La de evitar el plagio. Una de las formas más efectivas de evitar el plagio en tu tesis es parafrasear, esto porque no estáras haciendo Copia y Pega de otros documentos o fuentes de internet, sino que tomarás las ideas de ese autor o autores, las interpretarás y las incluirás en tu tesis pero a tu manera, utilizando tus propias palabras, tu propio estilo e incluso tu propio orden según te convenga en tu escrito; esto inmediatamente acaba con la posibilidad de que te salga plagio en la revisión con el Software antiplagio que hacen en tu universidad, pues oficialmente no te estás copiando de las ideas de otro autor o autores. Eso sí, aunque sea parafraseo, debes incluir la cita con el formato de (autor, año).


2. La de darte libertad de usar tus propias palabras. Aquí tienes la posibilidad de no tener que adaptar tu escrito al extracto consultado, cuando consideras innecesario darle cabida a la literalidad del autor de la fuente.


Es decir, que puedes hacer uso de tu lenguaje particular –con el que has venido desarrollando tu documento- y adaptar, no tu texto a la fuente consultada, sino esta al tuyo, a la originalidad de tus palabras; que es lo correcto, pues muchas veces por agregar muchas citas textuales afectamos la redacción de la tesis, dado que de un momento a otro se cambia el estilo de redacción y esto impide que el escrito quede coherente.


Por ejemplo la forma de dirigirse al lector o la forma de escribir una variable, teniendo en cuenta que para citar textualmente debes agregar la información tal y como se dijo en la fuente original. Por lo demás, al igual que con la ventaja de prescindir del número de página, por el hecho de usar tus palabras en vez de buscar y extraer las textuales de la fuente ahorras tiempo con el parafraseo, pues, sin dejar de dar reconocimiento al autor (a través del apellido y año), evitas tener que consignar, palabra por palabra, lo dicho por este último.


5. Busca ayuda de un corrector de estilo


Otra recomendación muy efectiva para que las normas APA no sean un dolor de cabeza para ti es que contactes a un corrector de estilo, de esta forma te concentrarás únicamente en el contenido de tu tesis y no tendrás que preocuparte por dominar ni siquiera lo más mínimo respecto a las normas APA. Esta es la forma más sencilla e inteligente de apalancarte con la experiencia y los conocimientos de otro profesional experto en normas APA lo cual garantizará que termines más rápido tu investigación y con mayor rigor académico sin necesidad de perder el tiempo al agregar otra tarea más tediosa como ver tutoriales donde te enseñan cómo se emplea el formato APA.





Para finalizar, esperamos que pongas en práctica estos consejos a la hora de aplicar las normas APA en tu tesis para que estas no se conviertan en tu dolor de cabeza. Esto te permitirá minimizar el estrés que causa el tener que acatar las normas APA a raja tabla. Sin negar que su uso puede llegar a ser abrumador, radica en ti la voluntad para hacerlo más llevadero.




FUENTES


Pontificia Universidad Javeriana. (2020). Normas APA Séptima Edición. Santiago de Cali:

Centro de Escritura Javeriano.

457 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

 

 

E-mail: contacto@uvrcorrectoresdetextos.com 

Teléfonos/Ws.

Colombia: (+57) 3012255517 

Perú: (+51) 921449470

Chile: (+56) 936422156

México: (+521) 5618552222

Ecuador (+593) 961175161

España: (+34) 603293828

Argentina: (+54) 91157402273

Facebook: UVR correctores de textos

Instagram: @uvrcorrectores

 

​© 2015-2020 por UVR correctores de textos