• Tatiana Caraballo

¿Cómo construir los objetivos en un estudio de tipo fenomenológico?

Si estás pensando en desarrollar una investigación fenomenológica en tu tesis, o bien, si ya estás en el proceso; la información que te presentamos en esta entrada te será de mucha ayuda.

Como sabes, dentro de la investigación cualitativa se encuentra el enfoque fenomenológico, por medio del cual se “exploran, describen y comprenden las experiencias de las personas con respecto a un fenómeno” (Hernández, Fernández y Baptista, 2014, p. 469).

Este tipo de investigación se caracteriza porque se enfoca en la “esencia de la experiencia compartida” (Hernández, Fernández y Baptista, 2014, p. 493); además porque la relación entre el objeto de estudio y el investigador apunta a la subjetividad, donde los fenómenos no se pueden abordar desde una perspectiva absoluta sino de diversas maneras.

La característica del enfoque en la experiencia compartida emerge de la pregunta ¿cuál es larelación que se establece entre lo investigado y el investigador?, cuestión que a su vez tiene como base el interrogante “¿cuál es el significado, estructura y esencia de una experiencia vivida por una persona (individual), grupo (grupal) o comunidad (colectiva) respecto de unfenómeno?” (Hernández, Fernández y Baptista, 2014, p. 493).

Esto quiere decir que aquello que queremos conocer con nuestra investigación implica –para su conocimiento– una interdependencia o un diálogo entre el investigador y el fenómeno que este observa.

Tal planteamiento resulta primordial porque el fenómeno no aparece solo para ser descrito, sino que también requiere de la acción del investigador quien en principio lo encuentra en varias experiencias (percibido de diversas maneras, tantas como sean las personas que lo hayan vivido), luego lo observa y a partir de esa experiencia compartida, lo estudia.

En consecuencia, el estudio fenomenológico tiene como característica la subjetividad, la cual no lo hace menos riguroso, pues este le exige al investigador tener una actitud de apertura, es decir, comprender sin prejuicio o sesgos personales la realidad frente a la cual se está y se quiere estudiar.

En otras palabras, el investigador no debe basarse en sus prejuicios o experiencias, sino en aprehender el fenómeno que quiere estudiar desde una vivencia o perspectiva general de este.

De esta forma, la verdad sobre el fenómeno no la aporta el investigador, porque no se basa en lo que yo crea o piense, pero tampoco la aporta el objeto, porque no es simplemente una realidad particular que observamos y pasamos a describir.

En este caso, la veracidad de un estudio que se enmarca en este enfoque recae sobre el conocimiento común que se produce con el aporte de cada una de las experiencias de las personas o grupos que han vivenciado el fenómeno, esto es la experiencia compartida; por ello “primero, se identifica el fenómeno y luego se recopilan datos de las personas que lo han experimentado, para finalmente desarrollar una descripción compartida de la esencia de la experiencia para todos los participantes —lo que vivenciaron y de qué forma lo hicieron” (Hernández, Fernández y Baptista, 2014, p. 493).

En suma, en este enfoque cualquiera que sea el fenómeno que se analice, aunque sea una situación o realidad vivida por personas particulares y de manera aislada, es visto y estudiado como la articulación de muchas de esas experiencias individuales.

Por esta razón, será necesario “encontrar la coherencia entre la visión del mundo que tieneel investigador con su problema de investigación y el método con el cual lo aborde” (Rivas,2015, p. 1).

En este sentido debemos preguntarnos ¿cuál es la relación ontológica y epistemológica adecuada para abordar nuestro problema de investigación?, es decir, primero se debe definir qué fenómeno se va a estudiar y qué se quiere conocer de él, porque de ello depende el enfoque a escoger para poder llegar a conocer eso que queremos saber del fenómeno.

Esto dará el problema de investigación y la base sobre la cual poder plantear los objetivos, para posteriormente narrarlos de manera que sean coherentes con el fenómeno que se estudia y con la forma de abordarlo (escoger el enfoque adecuado); lo cual, a su vez, determinará la metodología a desarrollar y los instrumentos a utilizar para llevar a cabo la investigación.


Así, para desarrollar correcta y coherentemente nuestros objetivos dentro de este enfoque, primero se debe determinar ontológicamente la naturaleza del fenómeno que queremos estudiar, y a partir de ello determinar la fuente epistemológica acorde con el fenómeno que es objeto de estudio para construir nuestros objetivos.


¿Cómo hacerlo?

El enfoque fenomenológico se pregunta “sobre la esencia de las experiencias: lo que varias personas experimentan en común respecto a un fenómeno o proceso” (Hernández, Fernández y Baptista, 2014, p. 471), por ello, es necesario identificar la naturaleza ontológica del objeto o fenómeno que se observa y estudia, esta puede ser de dos tipos: idealista o realista.

1. Idealista: la naturaleza del objeto/fenómeno/problema que se estudia depende del pensamiento, en la medida en que el objeto de estudio o el tema que se ha escogido para la tesis es una realidad que se describe o se representa por aquellos que la han vivido, la cual, finalmente elabora el investigador a partir del fenómeno que observa.

2. Realista: aquí, aquello que se quiere afirmar en la tesis depende de la naturaleza del objeto o fenómeno, es decir, indistintamente de quiénes lo hayan vivido y de cuál ha sido su experiencia, la realidad es observable y de ella se extraen las “categorías que se presentan frecuentemente en las experiencias” (Hernández, Fernández y Baptista, 2014, p. 471).

Luego, para determinar la fuente epistemológica acorde con el fenómeno que se estudia, se debe preguntar por cuál es naturaleza de la relación sujeto-objeto (investigador-tema de estudio).

Es decir, una vez sé cuál es la naturaleza del fenómeno que quiero estudiar, y qué quiero saber de él, el propósito ahora consiste en determinar cómo abordar el tema con un enfoque coherente a esa naturaleza y llegar al conocimiento de eso que quiero saber sobre el fenómeno, en otras palabras, determinar desde qué fuente abordarlo para plantear correctamente unos objetivos que respondan y puedan dar cumplimiento al planteamiento general.

Estas fuentes se refieren a “las decisiones que hace el investigador [las cuales] se sustentan en los marcos filosóficos o las perspectivas teóricas comúnmente referidas como paradigmas” (Rivas, 2015, p. 4). Pueden ser también de dos tipos:

1. Empírica: donde la experiencia será la base sobre la cual afirmaremos la teoría a exponer en nuestra tesis, además, es medible.

2. Racionalista: donde la realidad/objeto de estudio es perceptible.

Ahora bien, la manera de abordar la investigación de tipo fenomenológico es idealista- racionalista.

Dado que los fenómenos solo pueden ser conocidos a partir de los sujetos en los cuales se manifiestan, se necesita valorar la experiencia y lo vivencial. Es decir, predomina la observación de la realidad, la cual el investigador fundamenta en aspectos que van más allá de la experiencia-vivencia de los sujetos.

Conocer la naturaleza del objeto de estudio y la fuente de conocimiento para abordarlo permitirá orientar los objetivos que, a su vez, guiarán el trabajo de investigación definiendo las metodologías más acertadas para el cumplimiento de los objetivos en cada caso.

Ahora te presentamos un ejemplo de investigación de tipo fenomenológico y sus objetivos. Objeto de estudio: vida familiar y violencia sexual infantil.

Si sobre ese tema se quiere conocer ¿cuáles son los daños psicológicos en las familias cuando uno de sus integrantes ha sido víctima de violencia sexual en la infancia?, los objetivos a plantear desde el enfoque fenomenológico podrían ser:

1. Conocer las percepciones de la familia y sus dinámicas cuando uno de sus integrantes fue víctima de violencia sexual en la infancia.

2. Comprender las experiencias comunitarias de las familias después de que uno sus integrantes fue víctima de violencia sexual en la infancia.

3. Analizar las transformaciones en las dinámicas familiares en casos donde ha ocurrido violencia sexual infantil, cuando el agresor sexual pertenece al entorno familiar.

Ontológicamente: todos los objetivos apuntan a las familias y a lo que estas perciben y experimentan. Epistemológicamente: todos abordan el tema como una realidad perceptible a partir la experiencia compartida.

Importante. ¿Qué no debes hacer en este caso?

No se requiere hacer intervención en las familias ni aportar soluciones, dado que ello correspondería a otro enfoque; tampoco se deben direccionar los objetivos de manera que nos lleven a hacer descripciones o narraciones de detalles íntimos o explícitos (de ningún tipo) de las víctimas, ni analizar los relatos de estas (las víctimas) en relación a sus dinámicas familiares y comunitarias, dado que el objeto de estudio no es la comunidad, ni los expertos, ni el victimario, ni la víctima, sino las familias y sus percepciones.

Por ello se considera que los objetivos descritos (de acuerdo con los intereses del investigador en este caso) son coherentes y, por lo tanto, adecuados para abordar la realidad que se quiere estudiar.

Aprovecha estos consejos y anímate a dar un paso más hacia la consecución de tu grado.

Si quieres continuar leyendo sobre investigación cualitativa, escríbenos. Siempre estamos produciendo contenido para ayudarte a terminar tu tesis más rápidamente. Autora: Tatiana Caraballo, correctora de estilo en UVR correctores de textos


Referencias


Hernández, R.; Fernández, C.; Baptista, P. (2014) Metodología de la investigación. Sexta

edición. México, D.F.: McGraw-Hill.

Rivas, L. (2015). Un acercamiento a la investigación cualitativa. Revista Forum Doctoral (6), 1-

28.

758 vistas

 

 

E-mail: contacto@uvrcorrectoresdetextos.com 

Teléfonos/Ws.

Colombia: (+57) 3012255517 

Perú: (+51) 921449470

Chile: (+56) 986086644

México: (+521) 5618552222

Ecuador (+593) 961175161

España: (+34) 603293828

Argentina: (+54) 91157402273

Facebook: UVR correctores de textos

Instagram: @uvrcorrectores

 

​© 2015-2020 por UVR correctores de textos