top of page
  • Foto del escritorUVR correctores de textos

¿Cómo la procrastinación productiva puede ayudarte a terminar tu tesis?

¿Te has encontrado alguna vez en esta situación?:


Cuando empieza el día eres consciente de que necesitas trabajar en tu tesis, pero no tienes ganas de investigar, ni de escribir, ni de hacer una actividad importante para avanzar en tu proyecto de grado. Luego, llega el final del día y a pesar de que tenías toda la intención de trabajar en tu tesis no te ha surgido ninguna idea, no te han dado ganas de escribir o apenas has escrito uno o dos párrafos, te has distraído haciendo tareas de la casa o en las redes sociales y sientes que no has hecho nada útil ni productivo en ese tiempo y te sientes culpable por no haber avanzado en tu tesis ni en tu investigación y posponer por horas, días e incluso meses eso que tenías que hacer... y al final, te das cuenta de que entregaste tu avance a punto de cumplirse la fecha límite, de que trabajaste bajo presión y ocupaste más tiempo preocupándote que en escribir y avanzar en tu proyecto.



No te preocupes, en este post te traemos un supertruco para convertir la procrastinación en algo positivo que te ayudará a terminar tu tesis. ¡Vamos allá!


Con certeza podemos atrevernos a decir que alguna vez todos hemos procrastinado alguna tarea en la vida en algún momento.


Procrastinamos ya sea por aburrimiento, ansiedad, frustración, cansancio, desmotivación, saturación mental debido a las preocupaciones o por todo lo que hemos hecho durante el día, desgana, inseguridad, porque dudamos de nosotros mismos, porque no nos sentimos capaces de realizar una tarea o tan inteligentes como para cumplir con ciertos estándares académicos, porque pensamos más en los resultados que tendremos si sale mal o en lo mal que nos pueden llegar a evaluar nuestros procesos, porque tenemos un nivel bajo de concentración y energía que nos lleva a evitar hacer la tarea o actividad que tenemos pendiente, porque debemos realizar una tarea poco placentera y aburrida o porque lo que tenemos que hacer no nos gusta, entre muchas otras razones.


Es difícil evitar la procrastinación, pero no es tan difícil evitar caer en la baja productividad, el desánimo y la desgana a pesar de que procrastinamos. No es un error, leíste bien, podemos darle la vuelta al juego en el último minuto y aprovechar las diferentes formas como este hábito puede sernos útiles para terminar la tesis.


De hecho, el programador inglés Paul Graham, también cofundador de las compañías Viaweb y Y Combinator, dijo en su publicación Good and Bad Procrastination (2005) que “las personas más impresionantes que conozco son todos terribles procrastinadores” y al caer en cuenta de eso se pregunta si “¿podría ser que la procrastinación no siempre es mala?”.


Recuerdas el refrán que dice que no debemos dejar para mañana lo que podemos hacer hoy, pero ¿qué pasa si no hacemos hoy lo que podemos hacer mañana o pasado mañana y si al hacerlo de esa forma somos más productivos y tenemos un mejor resultado?, ¿es siempre la procrastinación mala o también puede ser positiva?, ¿frente a qué tipo de situaciones o de qué manera sería positiva la procrastinación?


Existe una forma como podemos priorizar las tareas más importantes de nuestra tesis y ser productivos aun si postergamos la redacción o la investigación y procrastinamos nuestra tesis. Procrastinar puede sernos útil en algunos casos si lo hacemos de la manera correcta.


Toma nota de los consejos que te dejamos en este post para saber cómo la procrastinación productiva puede ayudarte a terminar tu tesis.


¿Qué es la procrastinación productiva?


Etimológicamente el término procrastinación deriva del verbo procrastināre que significa postergar, aplazar o retrasar un asunto hasta mañana, más adelante o en el futuro. En ese sentido la procrastinación puede ser productiva o positiva si empleamos el tiempo en que no trabajamos en la tesis como una herramienta que potencia nuestra productividad.


Según el experto Ignacio Lirio la procrastinación productiva consiste en aplicar estrategias que nos permitan ordenar nuestra lista de tareas a realizar para evitar que las tareas más importantes sean procrastinadas. Y según Paul Graham la procrastinación positiva consiste en eludir algunas tareas y obligaciones pequeñas para priorizar el trabajo y dedicarle tiempo y esfuerzo a las tareas y obligaciones más importantes.


Implica un cambio en la mentalidad porque mientras procrastinamos utilizamos el tiempo para hacer otras actividades o tomar descansos que nos permitan generar ideas más productivas, pensar con mayor claridad o aumentar nuestra eficiencia al darnos espacios de tiempo para organizar lo que pensamos o bien, para distraernos. No todas las tareas deben hacerse hoy si priorizamos lo importante y dividimos las tareas grandes en pequeñas tareas que podamos completar poco a poco.


Haciendo la más sencilla de las tareas puede llegarnos la inspiración para escribir la parte de la tesis que estamos posponiendo y no tenemos que pasar horas y horas sentados frente al computador esperando a que nos llegue alguna idea para llenar la hoja en blanco de nuestro procesador de texto. Es un tiempo aparentemente poco productivo para tu tesis, pero es altamente productivo en el sentido en que te permite descansar y puedes adelantar otras tareas pendientes de tu lista.


Recuerda: lo que haces durante el tiempo que procrastinas es importante porque es lo que define si ese espacio es útil y práctico para tu tesis o no lo es, es decir, es lo que hace que la procrastinación sea negativa o productiva.


¿Qué puedes hacer con el tiempo que procrastinas para que la postergación sea un aspecto positivo y te ayude a terminar tu tesis?


Si tiendes a procrastinar tu tesis debes aprender a hacer con tu tiempo “improductivo” algo funcional. Todos tenemos una lista (escrita o no) de tareas pendientes por completar o hacer en su totalidad y siempre tendemos a posponer aquello que es más importante y por alguna razón no queremos realizar.


Revisa tu lista de tareas e identifica aquellas que son más importantes pero te cuesta realizar en el corto plazo y aquellas que son menos importantes pero que implican menos esfuerzo, así, toma la decisión consciente de procrastinar las tareas más importantes (difíciles) y ocupa el tiempo que procrastinas en estas actividades:


  1. Tómate un descanso para relajar tu mente.

  2. Planifica cómo distribuirás tu tiempo para terminar la tesis.

  3. Luego, realiza primero esas tareas que son menos complicadas pero que a la vez pueden fomentar tu motivación para abordar después las más difíciles.

No olvides que la idea no es aplazar “terminar tu tesis” a cambio de hacer actividades completamente improductivas o de no hacer nada. Sino por el contrario, de preparar tu mente para asumir ese gran reto y culminar tu trabajo de grado.


Por ejemplo:


Si tienes que avanzar en la construcción de un apartado de tu tesis en la semana divide esa gran tarea en pequeñas tareas. Tener tareas alternativas te ayudará a mantener la motivación en tu proyecto, pues si no avanzas en una tarea podrás avanzar en otra y todas igualmente contribuirán a esa meta de terminar tu tesis. De esa manera, el tiempo que procrastines tu tesis será productivo y no te dedicarás a hacer actividades que no le aportan a tu proyecto como navegar por horas en las redes sociales, sino que realizarás varias tareas que te ayudarán a cumplir con esa meta que estableciste para la semana.


La procrastinación puede ayudarte a terminar la tesis más rápidamente si esta es productiva, es decir, si aplazas unas actividades pero a la vez realizas otras que también te llevan a cumplir el objetivo de redactar tu tesis. Este ejercicio de aplazar, inmediatamente le brinda un alivio a tu cerebro, disminuirás el estrés y la presión por terminar la tesis, lo cual influye directamente en tu creatividad para generar nuevas y mejores ideas pero también en la motivación para avanzar un poco cada día.


Se trata de hackear tu mente, decirle que estás procrastinando, relajándote, descansando, pero a la vez, avanzando a paso firme en el cumplimiento de tu objetivo: terminar la tesis, de esta forma, además, evitarás sentirte frustrado o culpable por no avanzar en tu proyecto, pues, si bien estarás tranquilo y relajado, también, estarás esforzándote en la construcción de ese documento final.






6 formas en que la procrastinación productiva te ayuda a terminar la tesis


Finalmente, te presentamos una lista de 15 formas productivas en las que la procrastinación puede ayudarte a terminar tu tesis. ¡Toma nota!


1. Aumenta tu motivación


Si has tenido un día largo y productivo escribiendo o investigando sobre el tema de tu tesis tómate al menos un tiempo mínimo de 30 minutos o máximo de 1 hora antes de terminar la jornada para descansar tu mente de las tareas de investigación y redacción, o para preparar lo qué harás el día siguiente (si investigarás, irás a la biblioteca, leerás un libro, escribirás, le presentarás un avance a tu tutor, harás una entrevista, etc.).


Al tomarte este tiempo para descansar y planificar aumentas la motivación para trabajar en tu tesis, porque es más fácil sentarte frente al computador a escribir o investigar si sabes sobre qué vas a escribir o lo que necesitas para desarrollar el tema de tu investigación.


Muchas veces las ideas llegan a nuestra mente haciendo actividades distintas que implican aplazar y postergar unas horas o unos días la tarea que priorizamos que en nuestro caso sería la tesis; si te desmotivas es probable que no puedas gestionar adecuadamente tu tiempo y que retrases el desarrollo de tu proyecto, pero si mantienes tu estado de ánimo alto tu motivación aumentará.


2. Te permite hacer una mayor cantidad de tareas


Procrastinar de forma productiva e intencional te permite tomarte un tiempo para planear y organizar, ya sea mentalmente o por escrito, al mismo tiempo que te permite ocuparte de otras tareas y proyectos que están en tu lista de tareas pendientes, como hablar con otras personas sobre tu proyecto o tomarte un tiempo para pensar sobre las ideas que tienes, de esa manera te mantendrás activo trabajando en tu tesis mientras postergas la redacción, la investigación u otras tareas relacionadas con tu proyecto.


3. Hace más factibles las tareas menos relevantes que nos permiten avanzar


En su libro The Benchley Roundup los autores Robert Benchley y Nathaniel Benchley mencionaban que “cualquiera puede hacer cualquier cantidad de trabajo, siempre que no sea el trabajo que se supone que debe hacer en ese momento"; en este contexto, la tesis nos parece una meta lejana y es por eso que usualmente evitamos terminarla y la posponemos, en cambio, resulta más fácil hacer una lista de tareas menos relevantes porque nos parece más factible completarlas en un menor tiempo. Allí es donde aparece la procrastinación.


Si esas tareas no están en la parte superior del listado diario que hemos hecho no evitaremos hacerlas y estaremos avanzando en el proyecto a pesar de que parece que lo posponemos y evitamos, o que definitivamente no lo haremos. Realizaremos varias tareas mientras avanzamos poco a poco en la elaboración de nuestro proyecto.


4. Estimula tu creatividad


La procrastinación productiva te ayuda a encontrar métodos y formas más eficientes para realizar las tareas que tienes por hacer mientras realiza otras actividades que te permiten pensar libremente, generar nuevas ideas ya sea que tomes nota o no de ellas, te da tiempo y espacio para que pienses de forma distinta respecto a una hipótesis o a la manera de abordar el problema, etc.


Recuerda que de la procrastinación activa puede salir una lluvia de ideas que te ayudará a enfrentarte a la hoja en blanco.


Lleva papel donde anotar tus ideas para documentarlas siempre que estés haciendo otras actividades. A veces la redacción y la construcción de algunas ideas nos demandan mucho tiempo y tenemos que estar preparados para anotar las ideas que llegan en los momentos de procrastinación, de esa manera haremos que sean actividades productivas.


5. Te lleva a dejar de lado las cosas que definitivamente no aportan nada para terminar tu tesis


Deja que las actividades de procrastinación negativa que no te aporten al desarrollo y a la terminación de tu proyecto de grado se acumulen lo suficiente hasta que ya no sean relevantes o se te hayan olvidado, posterga estratégicamente todas esas tareas que sabes que en el corto o largo plazo retrasan el alcance de tus metas.


6. Te permite superar tus metas más altas al trabajar en las metas alcanzables en el corto plazo


Si tienes varias tareas pendientes establece metas más bajas para que al trabajar en ellas no solo las alcances, sino que también logres incluso superarlas.


Así, si te propones como una de las tareas de tu lista leer 30 páginas de un libro para desarrollar el tema de tu tesis puedes llegar a leer el doble o un poco más porque estarás más concentrado en cumplir tu meta del día sabiendo que esta es una meta alcanzable en el corto plazo y bastante razonable. ¡Avanzar poco a poco te llevará a alcanzar tus metas más altas!






Para finalizar, te invitamos a que apliques plenamente los consejos que aparecen en nuestro e-book: "Manual del tesista" para que termines tu tesis en tiempo récord y con alta calidad, luego contáctanos, somos expertos en corrección de estilo para tesis y aplicación de Normas APA, Vancouver, Chicago, MLA, IEEE, Icontec u otra.

409 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page