• UVR correctores de textos

¿Cómo y por dónde empezar una tesis?


En el blog de UVR hemos hablado frecuentemente de los aspectos de una tesis, cómo

mejorarla, o qué elementos generales debe contener. Pero previo a todo eso hay un

paso esencial que debemos tener en cuenta y es el que pretendemos abordar

hoy: ¿cómo y por dónde empezar a elaborar una tesis?


Pese a las diferencias existentes entre una tesis de grado, magíster o doctorado, hay

tareas y procesos que son bastante similares y que trataremos a continuación,

también indicamos algunas diferencias para cada uno de estos niveles. Vamos allá:


1. Investiga los requisitos de tu universidad para construir y sustentar una tesis.


En primer lugar, antes de empezar el proceso de investigación y/o de escritura de la

tesis hay un paso administrativo fundamental: indagar ¿qué dice la normativa de mi

universidad, escuela o facultad sobre las tesis? Desde el formato (tipo de letra,

apartados, número de páginas, entrega digital o física…) hasta las fechas (plazos, momento de entrega, momento de defensa…) pasando por trámites administrativos (requisitos del

estudiante para poder realizar la tesis y entregarla, consideraciones a la

hora de elegir el asesor o el tribunal, o consideraciones acerca de la defensa o sustentación).


Si no pensamos en estos aspectos a priori, puede que en el momento final nos llevemos alguna sorpresa. Por tanto, mejor estar enterados los antes posible, independientemente de

que se trate de una tesis de grado, postgrado o doctorado.


Ahora sí. Ya hemos considerados los aspectos administrativos y formales, entremos a

la tesis. ¿Por dónde empiezo?


2. Define el área de investigación y selecciona el tema.


Lo más importante es que debemos tener claro el ámbito y la temática que vamos a

trabajar. Esta elección se puede deber a un interés personal, a una afinidad con el

trabajo de algún profesor o profesora, o una necesidad de la sociedad.


Como ya hemos explicado, uno de los aspectos fundamentales de cualquier investigación

científica que es sea novedoso y original, esto es, que produzcamos un conocimiento

que nadie haya explicado de forma idéntica anteriormente (bien por el tipo de contexto utilizado, por la metodología, por la muestra participante, o por el marco teórico, entre otras muchas opciones).


Esta elección nos dará una idea general y aún abstracta sobre el tema que

trabajaremos.


En UVR te compartimos muchos consejos sobre cómo elegir el tema de investigación en artículos anteriores; consúltalos aquí.


3. Revisa el estado del arte.


Lo que debemos hacer a continuación es una intensa búsqueda bibliográfica y un estado del arte que nos ayude a entender qué se ha dicho en el último tiempo sobre el ámbito elegido: qué preguntas y objetivos de investigación ya se han trabajado y discutido en el ámbito internacional; qué metodologías y teorías se han utilizado en esos estudios; a qué conclusiones relevantes se ha llegado en cada investigación… y sobre todo: qué aspectos, conceptos, métodos, o resultados todavía no se han estudiado.


Así, de todo aquello que todavía no se ha estudiado, tendremos que elegir un solo aspecto, una sola teoría, pregunta de investigación que realizaremos en nuestra investigación y se plasmará en nuestra tesis.


En el caso de tesis de postgrado, y sobre todo de doctorado; es muy posible que ya

seamos expertos y conozcamos las principales discusiones y resultados de nuestro

tema. Aún así, es relevante que anualmente llevemos a cabo una actualización de la

bibliografía existente para estar a la última y poder incorporar ese conocimiento a

nuestras tesis. Y también, no caer en el error de investigar algo que ya ha sido dicho o

esclarecido en otras investigaciones.


4. Elabora un esquema preliminar de tu tesis.


El otro aspecto relevante para empezar es construir un esqueleto de nuestra tesis. Esto no consiste en disfrazar nuestra investigación para Halloween, sino en armar una estructura básica y sólida que pueda soportar posteriormente nuestros hallazgos empíricos, nuestro marco teórico, la metodología y el resto de aspectos.


¿Cómo construir ese esqueleto? Lo fundamental es desglosar nuestro objetivo general

en los diferentes conceptos que lo componen: si el objetivo está bien construido, este

englobará los aspectos básicos de la tesis. El esqueleto por tanto consistirá en

desplegar esos conceptos fundamentales.


Por ejemplo, si nuestro objetivo general es:


Analizar las prácticas docentes que llevan a cabo profesores universitarios de trabajo

social en Colombia, una propuesta de esqueleto no debería fallar en contener:


1. ¿Qué son y qué entendemos por prácticas docentes?

2. ¿Qué aspectos de la universidad son importantes de explicar en esta

investigación?

3. ¿Por qué elegimos trabajo social y no otra disciplina?

4. ¿Por qué en el contexto colombiano?


Este esqueleto nos permitirá hacernos las preguntas fundamentales que hilen y den coherencia a toda nuestra tesis, sin que dejemos de lado ninguno de los aspectos fundamentales. Por supuesto, el grado de desarrollo de estos aspectos clave de nuestro esqueleto dependerá mucho de la disciplina de nuestra tesis, del nivel de la tesis (grado, postgrado o doctorado) y de la propia dinámica de nuestro trabajo o de la universidad.


Independientemente de esto, la construcción de nuestro esqueleto será fundamental y merece la pena dedicar tiempo a la reflexión y a la creación de una estructura concisa, coherente y relevante. De esta manera, una vez terminado con el esqueleto de nuestra tesis, el único trabajo que nos quedará será ir rellenando todos los apartados del esqueleto. Sin duda, será una tarea densa y larga, pero mucho más sencilla y menos agotadora al tener claro desde un principio los aspectos que nuestra tesis contendrá. Y para esto, la revisión bibliográfica y el estado del arte que hayamos realizado previamente serán una tarea fundamental.


Por tanto, ¿cómo empezar a preparar una tesis? Con mucha planificación y previsión.

Son tareas que a priori podemos considerar menos entretenidas o que son superficiales, pero que como hemos visto, una buena inversión de tiempo en ellas nos ahorrará muchos problemas durante la tesis y en el momento de defenderla. De esta forma, nuestra investigación ganará en calidad, relevancia y originalidad; aspectos fundamentales en cualquier tesis que llevemos a cabo.


Esperamos que este post sea de mucha ayuda y te permita seguir avanzando en la terminación de tu tesis. No olvides que contamos con el e-book "Manual del tesista", una guía práctica donde te damos tips para terminar tu tesis en tiempo récord y con alta calidad investigativa. Consíguelo aquí.


Nuestro mejor consejo para terminar tu tesis rápido conservando la calidad es que solo te dediques a lo investigativo, encárgate solo del contenido y deja en nuestras manos la corrección de estilo de tu tesis, pues nosotros somos expertos en aplicar las normas APA, Vancouver, Chicago o Icontec, y también en revisar y corregir los aspectos de ortografía, gramática, redacción y coherencia de tu trabajo de grado.



210 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo