• UVR correctores de textos

¿Qué tipos de doctorado existen? Consejos para elegir la mejor opción

Actualizado: abr 15

Muchas veces, cuando estamos estudiando un magíster o una carrera profesional, planeamos

seguir en el proceso de formación universitaria mediante la inscripción en un

doctorado: esa última y gran etapa académica por la que llegaremos a ser expertos en

un ámbito del conocimiento tras haber realizado una investigación exhaustiva y

rigurosa sobre un tema particular.


Pero, ¿todos los doctorados son iguales?, ¿qué tipo de programas o estudios existen?

En este post queremos ofrecerte algunas clasificaciones sobre los diferentes tipos

de doctorado que puedes cursar. Si bien no son categorías excluyentes, estas

clasificaciones te pueden ayudar a elegir aquel programa de doctorado que mejor se

adapte a tu forma de estudiar, a tu disponibilidad o a tus características. Vamos allá:


1. Doctorado a tiempo completo versus doctorado a tiempo parcial


Un doctorado a tiempo completo normalmente contempla un periodo de unos tres años

desde que se empieza hasta que se defiende la tesis (aunque en algunos casos se puede pedir un año extra para trabajar en los últimos detalles de la tesis o para alargar el momento de la defensa).


En cambio, un doctorado a tiempo parcial implica que disponemos de unos cinco años para llevar a cabo todo nuestro doctorado, dedicándole menos tiempo en el día a día para poder compatibilizarlo con otras actividades como un trabajo, otros estudios, o el cuidado de algún familiar a cargo.


Ambas modalidades te permitirán tener el título de doctor, sin embargo, la elección de una u otra está en función de la prisa que tengas por doctorarte y de los objetivos que hayas planeado para la etapa posterior: ¿Entrar al cuerpo académico de una universidad?, ¿mejorar tu posición en la empresa en la que ya trabajas?, ¿vocación?, ¿seguir formándote como postdoc? Estas son algunas de las opciones que pueden marcar la elección del doctorado a tiempo completo o a tiempo parcial.


2. Modalidad presencial versus modalidad virtual


Pese a que aún no es frecuente encontrar doctorados en modalidad total o mayoritariamente online, existen programas de doctorado donde esta opción es posible; igual que ocurre con los pregrados o los magíster. Los doctorados online acusan de las mismas ventajas e inconvenientes que otros programas educativos online. Sobre las ventajas, encontramos la posibilidad de poder trabajar en el momento que más nos convenga, al igual que poder hacerlo desde la comodidad de nuestra casa o nuestra ciudad.


En esta modalidad, aunque estemos alejados de la universidad que ofrece ese programa de doctorado, tenemos la posibilidad de acceder a conocimientos y al trabajo de profesores que de otro modo no podríamos acceder.


En cuanto a los inconvenientes, encontramos que si en general el aprendizaje virtual requiere de mucha constancia y responsabilidad, en un doctorado esto es aún más importante, dados los plazos de las revistas para la publicación de artículos, las tareas que no se pueden prorrogar en un grupo de investigación del que dependemos, o directamente la imposibilidad de realizar algunas tareas que requieren obligatoriamente la presencialidad (por ejemplo, el trabajo con animales en un laboratorio o la manipulación de ciertas máquinas).


Por ello, dependiendo de tus necesidades y de tu ámbito universitario, será recomendable una modalidad o la otra.


3. Doctorado con tesis por compendio de artículos versus doctorado con tesis monográfica


Hoy día pocas personas del ámbito académico desconocen la expresión publish or perish: esa necesidad de publicar muchos artículos de investigación (si son indexados en Web of Science o en Scopus, mejor) para poder tener un buen currículum académico con el fin de entrar o ascender en la universidad.


Un doctorado con una tesis por compendio de artículos facilitará esto, pues al terminar nuestro doctorado contaremos con una serie de publicaciones científicas que servirán de base para acceder a un postdoc, a una beca, o a un puesto académico.


Por otro lado, una tesis monográfica consiste en un documento denso, a modo ensayístico, compuesto por diferentes capítulos en los que destacamos todo el proceso de nuestra investigación (teórico, metodológico y empírico). Este documento monográfico suele recogerse en un libro, el cual también se puede publicar, pero normalmente no cuenta tanto en nuestro currículum como uno o varios artículos científicos.


En función de si tus objetivos son tener una buena base curricular o profundizar en un denso trabajo teórico y descriptivo, deberás elegir entre una modalidad u otra.


4. Doctorado individual versus doctorado en un grupo de investigación


Pese a no ser una clasificación oficial, sino que muchas veces ocurre en función del

director de tesis o el programa de doctorado elegido; existe una gran diferencia entre realizar la tesis individualmente, es decir, exclusivamente con el trabajo y la guía que tu director o directora te dé; o realizarlo dentro de un grupo de investigación formado por varias personas.


En el primer caso, tendremos mucha más libertad para tomar las decisiones sobre nuestra investigación y sobre el resultado final de nuestra tesis, pero por otro lado, esto supone que el proceso sea más duro, sobre todo en esos de más trabajo, de desmotivación o

si nuestro director/a no nos da todo el apoyo que necesitamos.


En cambio, un doctorado dentro de un grupo de investigación te permitirá compartir tus ideas con otras personas, algunas en el mismo punto que tú (otros estudiantes de doctorado más experimentados y que ya pasaron por lo mismo que tú), algún postdoc u otros académicos más experimentados, que te pueden guiar y de los que puedes aprender más que individualmente y con los que compartir la carga de trabajo o los momentos más difíciles.


Pero como todo, esto tiene sus desventajas: si el grupo no tiene un buen ambiente laboral, prima la competitividad frente a la colaboración, o existe mucha jerarquía entre las diferentes personas, esta opción puede traerte más problemas que ventajas.


¿Cuál es mejor para ti?


5. Doctorado en mi universidad versus doctorado fuera


Cuando hablamos de un doctorado en mi universidad, nos referimos a realizarlo en la misma

universidad en la que ya estudiaste, aquella en la que ya conoces a los profesores, el funcionamiento de la facultad, y con la que estás familiarizado en cuanto al tipo de conocimiento que se imparte, las investigaciones que se llevan a cabo, y los compañeros que vas a tener. Este tipo de doctorado tiene una ventaja clara: es más difícil que no cumpla tus expectativas o no sea lo que esperas, porque cuentas con más información sobre aquello que vas a encontrar en el doctorado. Además, como posiblemente los profesores ya te conozcan, existen más posibilidades de que seas seleccionado. En cuanto a las desventajas, cada vez es más valorado para un puesto académico la experiencia en otra universidad e incluso en otro país. Esto se debe a lo importante que es conocer otros modos de trabajar, la experiencia que otras y otros académicos pueden darte, así como lo atractivo que es conocer otras ciudades, otros idiomas, y otras redes de contacto académicas.


En cuanto al doctorado fuera de tu ciudad, las ventajas principales son las que acabamos de

enumerar: mayor conocimiento sobre tu tema de investigación y sobre otros modos de investigar, una mayor red de contactos para encontrar oportunidades laborales y una mayor posibilidad de encontrar un trabajo académico, así como un enriquecimiento personal en cuanto a conocer otras culturas, idiomas y formas de vivir. Sobre los contras, no siempre disponemos de los medios necesarios para estudiar un doctorado fuera de nuestra ciudad (recursos económicos propios, tener una beca o financiación, cargas laborales o familiares), por no hablar del choque cultural o emocional (sobre todo inicialmente) que en un primer momento podemos experimentar por estar lejos de nuestros seres queridos o por la barrera idiomática o del modo de hacer las cosas en la ciudad en la que vamos a estudiar.


Todo depende de los objetivos que tengas, de las condiciones en que te encuentres en tu vida (con hijos o sin hijos, por ejemplo), de los recursos con los que cuentes (financieros, conocimientos, contactos, entre otros) y de cuál modalidad te ofrece mejores opciones para tu formación.





Estas son algunas de las clasificaciones en las que podemos dividir un doctorado, y que debemos tener en cuenta antes de matricularnos en un programa o en otro. Decisiones que sin duda no son fáciles y que tienen ventajas en inconvenientes en todos los casos.


Finalmente, la forma de llevar a cabo el doctorado dependerá de la persona, de su momento vital y de su manera de ser. Y tú, ¿cuál elegirías? ¿se te ocurren otras clasificaciones?




Para finalizar, te invitamos a que apliques plenamente los consejos que aparecen en nuestro e-book: "Manual del tesista" para que termines tu tesis en tiempo récord y con alta calidad, luego contáctanos, somos expertos en corrección de estilo para tesis y aplicación de Normas APA, Vancouver, Chicago, MLA, IEEE, Icontec u otra.



331 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo