• UVR correctores de textos

Cómo organizar la información que investigas para tu tesis

Cuando nos toca escribir nuestra tesis de grado, de magíster o de doctorado, casi siempre sucede tras haber pasado por una etapa en la que hemos realizado diferentes tareas durante varios meses o años. Así, cuanto más tiempo haya pasado y mayor empeño le hayamos puesto a este trabajo, más información tendremos: material empírico (muestras, datos, transcripciones, cuaderno de campo, etc.), referencias, artículos leídos y por leer, apuntes de cursos y reuniones, información del director o la directora, entre otros.


Por eso es totalmente normal que, cuando vayamos a empezar a escribir, nos veamos abrumados y sobrepasados por una cantidad ingente de información: ¿por dónde empezar?, ¿cómo ordenarla?, ¿qué datos son prioritarios o en cuáles debo fijarme más? Si este tipo de preguntas son las que rondan tu cabeza, este post es para ti. A continuación, te ofrecemos cinco consejos para organizar la información de tu tesis y sacarle el máximo partido.


1) Nunca pierdas de vista tu objetivo


El objetivo de nuestra tesis debe ser nuestro faro de referencia, nuestra guía en todo momento; esto incluye la recolección y la organización de la información. Así, frente a cualquier duda sobre cómo priorizar u ordenar la información, debemos preguntarnos: ¿esto contribuye al objetivo general o a alguno de los específicos? En caso afirmativo, ¿de qué forma lo hace?, ¿aborda la pregunta de investigación, responde con material empírico, confirma una de la hipótesis, apoya el argumento con una referencia de otra persona investigadora?


Este tipo de reflexiones sirven para aclararnos esa información sobre la que tenemos dudas, a fin de decidir si esta es relevante o no para emplearla de forma prioritaria o temprana en nuestra tesis. En caso de que con este tipo de preguntas no obtengas una respuesta afirmativa, puedes empezar a pensar que tal vez no es tan relevante. Pero este no es el único motivo: a continuación, encontrarás otros cuatro ejes que te servirán para ordenar la información de tu tesis.


2) ¿Cómo has estructurado tu tesis y cuáles son sus características?


Los apartados o capítulos de tu tesis son igual de importantes que el objetivo y sus características. Por ejemplo, podrías haber decidido empezar tu tesis por el apartado metodológico; si es así, no tiene mucho sentido que ahora mismo tengas en cuenta la información sobre artículos que has leído, salvo que hayas hecho una revisión bibliográfica metodológica. En este ejemplo, los artículos leídos podrás dejarlos prácticamente apartados hasta que retomes el epígrafe correspondiente a tu marco teórico y a la problemática de tu tesis.


Otro aspecto es el referido a las características de la tesis. En función de tu ámbito de trabajo, tu universidad, tu tutor o tutora, y tu propio estilo de escritura, cada tesis es diferente y, por tanto, la información a priorizar será una u otra. Un claro ejemplo lo encontramos en una tesis doctoral por compendio de artículos: seguramente, en este tipo de tesis, la información sobre los resultados sea (relativamente) menos importante, pues los principales hallazgos ya los contarás en los artículos que ya has escrito. En cambio, la información sobre la problemática de investigación que vincula a todos esos artículos podría ser prioritaria para ti.


3) Cuéntale sobre tu tesis a alguien en 5 minutos


Un tercer tip a tener en cuenta para seleccionar y ordenar la información consiste en contarle acerca de tu tesis a alguien o a ti mismo en voz alta. Al hacer esto, podrás darte cuenta de en qué elementos debes insistir más para que se entienda el sentido de todo el trabajo, o bien qué información no entendió la otra persona y, por tanto, debes tener en cuenta.


Otro caso que puede ocurrir es que, al contarla, des por sentado cierta información que para ti sea obvia, pero que la otra persona tal vez no haya entendido: esa información es crucial para tu tesis y debe ser prioritaria al momento de incluirla.


En definitiva, todo lo que cuentes de manera oral debe aparecer en el escrito de tu tesis, y esto te ayudará a ordenar, priorizar y clasificar la información con la que cuentas.


4) Revisa otras tesis e investigaciones afines


Cuando estés en el proceso de escritura de la tesis y te sientas atascado, revisa qué y cómo han contado otros y otras investigadoras sobre las investigaciones afines a la tuya: ¿cuáles referencias incluyeron y cuáles no?, ¿qué orden utilizaron para clasificar la información en la estructura de su artículo, libro o tesis?, ¿cuánto espacio o cuántas ideas, apartados o capítulos les ocupó escribir cada uno de los epígrafes?


Este tipo de preguntas sobre el modo en que otras personas ordenaron y priorizaron la información es clave para tu tesis. Si a ellos les sirvió, es muy probable que a ti también; por eso es necesario adaptarlo a tus objetivos y a tu modo de trabajo (ver los puntos anteriores).


5) Finalmente, ¿qué hacemos con la información que nos sobre?


Cuando avancemos en la escritura de la tesis con una buena priorización y un buen orden de la información, podremos encontrar resultados. En cuanto a los artículos, la revisión sistemática y los anexos que no nos sirven o que acabamos por no utilizar, ¿qué hacemos con ellos?


Lo más importante es que tengas claro que el hecho de no haberlos incluido en tu tesis o que hayan tenido un protagonismo anecdótico no quiere decir que no sirvan para nada o que nunca los vayas a volver a usar. Por ejemplo, en investigaciones futuras, donde amplíes y continúes el trabajo de tu tesis, o bien en futuros artículos o comunicaciones en congresos, puedes volver a ellos para darles un segundo uso o para ocuparlos de manera prioritaria.


Al final, debes sacarle el máximo partido al trabajo realizado durante todo el tiempo que investigaste hasta llegar a tu tesis; y, aunque para ese momento puede que no todo sea prioritario o necesario, eso no quiere decir que no lo sea para otros usos.


Te invitamos a que apliques plenamente los consejos que aparecen en nuestro e-book: Manual del tesista, para que termines tu tesis en tiempo récord y con alta calidad. Luego, contáctanos, somos expertos en corrección de estilo para tesis y aplicación de normas APA, Vancouver, Chicago, MLA, IEEE, Icontec, entre otras.

164 visualizaciones0 comentarios