• UVR correctores de textos

¿Cómo evitar el plagio en tu tesis doctoral?

En colaboración con Enrique Baleriola

Doctor en Psicología Social


Un tema que no solemos tener en cuenta cuando escribimos nuestra tesis doctoral, pero que es igual de importante que conseguir una buena confiabilidad de nuestros resultados, o que haber indagado todas las fuentes de informacion de nuestro tema de investigación, es el plagio.


De forma general, todas y todos sabemos que no podemos acunar una idea que no es propia sin añadir las citas correspondientes (utilizando para ello el dichoso formato APA de citas y referencias o el que sea propio de nuestra disciplina). Pero es necesario deternos más en este asunto, pues no cumplir con las normas de derecho intelectual y copyright nos puede llevar a problemas judiciales graves e incluso a cometer delito, aunque sea sin intencion, pues sabemos, por experiencia en la revisión de tesis que la gran mayoría de las veces el plagio que se encuentra en las disertaciones es involuntario; el cual se da por no saber citar correctamente y por no parafrasear.


En este post, vamos a darte algunos tips que pueden ayudarte a evitar esta situación tan desagradables y poco ética.


Nunca de olvides de citar


En primer lugar, debes saber que con tanta producción científica como existe hoy dia es difícil que muchas de las afirmaciones de tu tesis no las haya dicho nadie antes. Ojo, difícil no quiere decir imposible. Solamente se trata de ser humildes y por cada afirmación rotunda que hagamos (principalmente en el marco teórico, en la metodología y en las conclusiones), debemos ser conscientes y comprobar si efectivamente es nuestra o la hemos leído en otro lugar y sin querer la incluimos como nuestra sin citar al autor original.


Por tanto, una buena y profunda revisión bibliográfica y estado del arte siempre ayudarán a evitar este tipo de problemas, pues dispondremos de más bibliografía para consultar y a la cual acudir a la hora de hacer ciertas afirmaciones sin una referencia asociada.


Así, no olvidaremos de dónde tomamos la información que ahora estamos incluyendo en nuestra tesis y podremos citar.


Recuerda: usar mucha bibliografía y citar correctamente es una muestra de que has hecho una buena investigación.

No abuses de las citas literales


Otro punto importante es el de las citas literales (copiar y pegar directamente un fragmento de un libro o paper que hemos leído y citamos). Pese a que esto no está prohibido, el abuso de estas citas está mal visto porque denota la falta de habilidad de síntesis para enlazar ideas sin que se vean interrumpidas por un fragmento de otra obra, que encima aparece descontextualizado y del que solo podemos leer aquel fragmento que el autor eligió.


Por eso, siempre recomendamos que cada vez que se incluya una cita textual en el trabajo, se haga un comentario antes o después de la cita, de manera que esta logre insertarse en el texto sin afectar la continuidad de la lectura.


En algunos casos se cree que apartados como el marco teórico simplemente están hechos para colocar cita textual tras cita textual, sin embargo, no debes caer en esa trampa, recuerda solo incluir de forma literal lo que sea estrictamente necesario, algunos de estos casos son:


  • Citas de normas o jurisprudencia.

  • Epitafios.

  • Frases célebres.

  • Fórmulas o ecuaciones matemáticas o estadísticas.

  • Cuando la explicación del autor original complemente de forma perfecta tu trabajo y quieres conservar sus palabras, pues no hay otra forma mejor de decirlo.


Prefiere siempre el parafraseo


Un consejo práctico a la hora de evitar el plagio en las distintas circunstancias que hemos comentado, consiste en trabajar nuestra habilidad de parafrasear la información expuesta por otros autores. Esto nos servirá para aprender a decir con nuestras palabras (y en pocas líneas) la idea central de un artículo o libro. Al hacer esto, evitaremos incorporar a nuestra tesis afirmaciones sin referencias al autor original, y también el abuso de las citas literales. Para ello, es recomendable que inicialmente hagamos fichas de resúmenes o de mapas conceptuales de las ideas fuerza de cada documento que leamos para nuestra tesis. Así, cada vez que tengamos que añadir una idea de un autor ya tendremos fragmentos elaborados por nosotros que podremos introducir en nuestra tesis (sin olvidar añadir la cita y la referencia al autor).


En el otro lado, debemos tener cuidado con la “sobreinterpretación” de información cuando NO usamos cita literal. Es decir, cuando hacemos citas del tipo “tal como Pérez (2017) afirmó…” y continuamos con nuestra propia explicación de esa cita. Pese a que no se considere plagio, el hecho de poner afirmaciones en boca de otro autor que exactamente no dijo aquello que explicamos que dijo, es una mala práctica de investigación (esto suele ser bastante tentador cuando no encontramos al autor que confirma una afirmación nuestra, pero sabemos que no es un resultado o una conclusión propia).


Cuidado con las citas de fuentes secundarias


Otro punto a tener en cuenta es el uso de las fuentes secundarias. Las fuentes secundarias (o citas de citas) son el uso de citas que a su vez aluden a otras citas o ideas de otros autores.


Cuando hacemos esto, estamos confiando en que lo que dice otra persona, es lo que exactamente dijo la persona a la que ella cita y cuyo contenido es el que nos interesa incorporar en nuestra tesis. Pero normalmente no conocemos al autor del que hacemos la segunda cita, por tanto, nada nos asegura que este autor no haya cometido plagio, o haya sobreinterpretado el contenido de la cita original. Por tanto, hay que evitar en toda medida posible el uso de fuentes secundarias y consultar directamente al autor del que queremos conseguir la información original.


No olvides citarte, evita el autoplagio


Finalmente, es igual de importante evitar el autoplagio, es decir, incorporar ideas nuestras pero que ya fueron publicadas en otros articulos, libros, o en cualquier otro medio. Aunque se

trate de información propia, es obligatorio referenciarla porque no se trata de información novedosa. Y también, hay que tener cuidado de no abusar de las autocitas, pues se considera una mala práctica acudir a uno mismo constantemente para confirmar o apoyar una idea, como si nadie más en el mundo la hubiese trabajado.


Busca a un profesional que te apoye en la revisión de plagio


En UVR somos expertos en hacer revisiones párrafo por párrafo para confirmar que no exista plagio involuntario en tu tesis doctoral, y en caso de encontrarlo, hacemos la cita y la referencia correctamente, y en caso de que consideremos necesario parafrasear, lo comentamos con el autor para que considere hacerlo.



Con estos tips esperamos haberte ayudado a tener cuidado con el plagio de tu tesis y que no tengas este tipo de problemas, que nadie quiere tener en su tesis doctoral, aunque sea de forma involuntaria. ¿Cuáles son tus otros trucos para evitar plagiar el contenido de tu tesis?

 

 

E-mail: contacto@uvrcorrectoresdetextos.com 

Teléfonos/Ws.

Colombia: (+57) 3012255517 

Perú: (+51) 921449470

Chile: (+56) 986086644

México: (+521) 5618552222

Ecuador (+593) 961175161

España: (+34) 603293828

Argentina: (+54) 91157402273

Facebook: UVR correctores de textos

Instagram: @uvrcorrectores

 

​© 2015-2020 por UVR correctores de textos